Fraude en el absentismo laboral

Desde la pandemia de 2020 en España las tasas de absentismo laboral han crecido de manera preocupante y este índice bate récord en España para acabar el año 2023. Según Adecco Group, la tasa de absentismo en España en el segundo trimestre de 2023 creció hasta el 6,7%, 0,2 puntos porcentuales con respecto al primer trimestre de 2023, y 0,2 puntos porcentuales también con respecto al mismo periodo del año 2022. Además, señala que la causa de mayor impacto son bajas por Incapacidad Temporal.

Mientras que, según Randstad Research, las bajas laborales en 2019 alcanzaban las 941.000 y siendo 241.000 de ellas bajas injustificadas, en el año 2023 cada día 1,3 millones de empleados activos han faltado a su puesto de trabajo y 300.000 lo hicieron sin tener una justificación. En total, el absentismo laboral ha incrementado un 21% en los últimos cuatro años.

Según algunos reportes, aproximadamente el 12% de los trabajadores concentran alrededor del 60% de las bajas por enfermedad común o accidente no laboral y la duración media de estas bajas laborales ha sido aproximadamente de 40,49 días para el 2023.
Uno de los principales problemas que sufren las empresas es que en ocasiones el control de la incapacidad por enfermedad común y la recuperación del trabajador queda ajeno a la empresa, ya que el alta la toma el facultativo del servicio público de salud y la compañía en ocasiones no conoce el motivo de la baja, lo que dificulta una gestión interna de este problema.
Para las empresas, la cuestión es saber determinar cuántas de esas bajas podrían considerarse fraudulentas o abusivas e identificar a aquellos trabajadores que se puedan convertir en absentistas profesionales. Según Adecco Group, cuando preguntan a las empresas por este tipo de fraude, lo identifican en un porcentaje próximo al 10%.

Los costes de las bajas laborales corren a cargo de la Seguridad Social y de la empresa contratante que, según el convenio, puede llegar a sufragar una buena parte de ellas. Sin embargo, además de los costes directos de la baja laboral, la empresa sufre costes indirectos como los organizativos para cubrir esa plaza, el empeoramiento del ambiente laboral, la sobrecarga de tareas a otros empleados y el descenso de la productividad.
Para luchar contra los absentistas profesionales, los cuales son aquellos que realizan un uso abusivo de la incapacidad temporal en su propio beneficio, las empresas recurren a los servicios de detectives privados. Esta herramienta permite a las empresas conocer si las actividades diarias del empleado están perjudicando o entorpeciendo su recuperación, así como determinar si el empleado se encuentra en condiciones óptimas para su reincorporación y este está cometiendo un fraude laboral para realizar otras actividades. Cuando las empresas no pueden sostener los gastos de un empleado que se ausenta de su puesto de trabajo de manera fraudulenta, la única solución es proceder a un despido del mismo. Tener un informe de detectives privados que exponga que un empleado sí se encuentra en condiciones óptimas para realizar sus actividades permite a las empresas tener un respaldo legal cuando los empleados recurran al despido que se les ha presentado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *